castel dellovo

ofertas viajes

Castel dell'Ovo

El Castel dell'Ovo es un hermoso castillo considerado uno de los grandes monumentos de Napoles, y a su vez uno de los más antiguos. Fue construido en 1128 en el islote de Megaris, muy próximo a la costa, y hoy en día constituye uno de los atractivos turísticos mas visitados de Nápoles.

El castillo es muy conocido, principalmente por la leyenda que encierran sus paredes. La leyenda dice que, el poeta romano Virgilio escondió un huevo en algún lugar del castillo, lo colocó en posición vertical, de tal manera que, si el huevo se caía, la fortaleza se destruiría y la ciudad sufriría grandes catástrofes, y de ahí entonces el nombre que se le ha dado al castillo (castillo del huevo). Por supuesto la gente piensa que el huevo sigue intacto en algún lugar del castillo, ya que la fortaleza permanece en pie y es una de las principales atracciones turística de Nápoles.

Sin embargo, el Castel dell'Ovo ha sido testigo de muchos acontecimientos, sobre todo durante el reinado de los reyes normandos, angevinos y aragoneses. Cuando Nápoles fue conquistada por los romanos en el siglo V, fue utilizada como fortaleza donde se encerraban a los prisioneros de guerra. No obstante, en el siglo XII, fue restaurada y se logró reparar todos los daños producidos en aquellos tiempos.

Una de las partes más atractivas del castillo son las terrazas donde descansan los cañones y la hermosa villa marina, un lugar ideal para dar un tranquilo paseo y disfrutar del paisaje. En sus galerías exteriores se pueden apreciar columnas de arte gótico, y en su interior se encontrará con el monasterio de Salvatore, el cual fue fundado por una comunidad de monjes y del que solo queda en pie su iglesia. Las murallas, construidas a lo largo de la colina, son las responsables de la poderosa fachada de esta hermosa fortaleza.

La historia del castillo se remonta a cuando los romanos conquistaron Napoles y convirtieron el Castel dell'Ovo en una cárcel. En esta prisión fue encarcelado el último emperador romano, Rómulo Augusto, quien fue mandado a capturar por Odoacro, jefe de la tribu germánica de los Hérulos que, en aquellos tiempos, reclamaba el trono de Italia. Durante todos estos siglos, la fortaleza fue victima de diversos ataques y resultó seriamente dañada en repetidas ocasiones. En el siglo XII, gracias a la llegada de los catalanes y normandos, el castillo pudo ser reformado y logra recuperar la majestuosidad que tanto le caracterizaba.

Después de su restauración, el castillo volvió a pasar por una época de decadencia que duró hasta 1871. Esta decadencia ocasionó casi el total abandono del castillo, por lo que se llegó a contemplar la demolición de este mítico monumento.

Hoy en día es considerado uno de los monumentos de Napoles más visitados de la ciudad. Además funciona como un verdadero centro cultural, en el cual se acogen todo tipo de eventos y exposiciones culturales. En sus alrededores se encuentra el pintoresco barrio de Borgo Marinaro, el cual fue construido a finales del siglo XIX, para los pescadores de Santa Lucia. En esta zona podrá encontrar una gran variedad de cafés, todo tipo de restaurantes y un ambiente muy animado, especialmente en verano que suele llenarse de turistas.