catacumbas san gennaro

ofertas viajes

Catacumbas de San Gennaro

Las Catacumbas de San Gennaro se encuentran en la colina de Capodimonte, y son excavaciones subterráneas utilizadas como mausoleos o lugares de entierro. Estas catacumbas son el complejo funerario más grande de Napoles.

Estas Catacumbas de San Gennaro tienen su origen a fines del siglo II y principios del siglo III, época en que se decide ampliar una tumba gentilicia, y se construyen varias galerías subterráneas con fines sepulcrales. Es así como este conjunto de galerías subterráneas se convirtió en el cementerio y centro religioso oficial de Nápoles. En estas catacumbas se encuentran las sepulturas de San Agripina, obispo y patrón de Nápoles, y la de San Genaro, obispo de Benevento, quien fuera decapitado en Pozzuoli y posteriormente trasladado a Nápoles en el siglo V. Fue tanto el sufrimiento y martirio al que fue sometido San Gennaro, que es nombrado Patrón de Nápoles, y desde aquel entonces, las catacumbas se han convertido en un objetivo crucial para los peregrinos

Las Catacumbas de San Gennaro forman para de los monumentos de Napoles más visitados por los turistas, principalmente porque son únicas en cuanto a su estilo arquitectónico y la ornamentación de los sepulcros. En estas galerías subterráneas se pueden admirar frescos y mosaicos que se remontan fácilmente al siglo V, e incluso algunos del siglo III.

Además de la típica decoración de las catacumbas, es decir todo tipo de motivos religiosos, pasajes del Viejo y Nuevo Testamento, símbolos del cristianismo, e incluso uno que otro símbolo pagano relacionado con la era cristiana de la época, también se pueden apreciar retratos de difuntos y de Santos.

En el siglo V, estas catacumbas fueron consagradas en honor a San Gennaro, el mismo día en que se deciden enterrar sus restos mortales en el lugar, aunque más tarde fueron trasladados a la Catedral de Nápoles. Hasta el siglo XI, las catacumbas funcionaron como cementerios para los obispos y religiosos napolitanos, pero entre el siglos XIII y el XVIII fueron victima de muchos saqueos. La restauración de las catacumbas fue posible solo después de haber trasladado todos los restos de esqueletos a otro cementerio temporal.

En la actualidad, es uno de los monumentos de Napoles más interesantes de toda el área napolitana., especialmente para los que disfrutan de la historia antigua y su cultura.